Dos gotas


Quizá nos buscamos tanto que
cuando nos encontramos
somos como
dos gotas en una bañera vacía
mirándose
sin saber qué hacer,