Ring-Yo-Tu


Riiiiing...

-Hola. No.... no. Equivocado... no. Usted está muy equivocada, señora. Yo no me parezco a nadie. Menos a mí. Debe de ser su cerebro el que me compara con alguien más. Me niego completamente a adaptarme a sus necesidades neurológicas... Mi ser es completamente diferente del resto de las cosas, o no podría ser... No, no me parezco a mí.... Porque yo hay uno solo, señora, no podría parecérmele... Le repito: yo no soy quien Usted cree que soy. Soy yo... Bueno, sus pensamientos me tienen sin cuidado. Y al resto de las cosas, también.

Túuuuu...